NINGUNA ACUSACIÓN CONTRA BARCO: ARZOBISPO JIMÉNEZ DESMIENTE PÚBLICAMENTE AL CARDENAL OMELLA

Updated: Nov 4, 2019

En esta Entrada traigo a colación la entrevista que le hicieron al Arzobispo sucesor de D. Manuel Ureña en Zaragoza, D. Vicente Jiménez en Cadena Ser Radio ya en febrero de 2015. De los minutos que dura la entrevista, casi 14 quitando la introducción y final sobre temática ciudadana local por parte de los locutores, nos centraremos en los minutos del 2' 28'' al 5' 40''. Poco más de tres minutos en los que el locutor le pregunta todo: los motivos del cese de D. Manuel Ureña,a lo que el arzobispo Jiménez responde que no fue expulsado sino que renunció por motivos de salud, y que esa fue la razón que dio Ureña y la que le dijeron a él sin él preguntar ni aquí ni en Roma; sobre los supuestos abusos contra el diácono Daniel Peruga por parte de su párroco Miguel Ángel Barco que quedan desmentidos, y muy importante, explica el arzobispo Jiménez que habiendo acabado Miguel Ángel Barco su Comisión de Servicio en Zaragoza, volvió a su diócesis de origen, Alcalá de Henares, quedando zanjado el asunto [por asunto entiéndase la controversia, zanjada queda, por lo que no hay más que discutir].

Este último apunte reviste mucha importancia, por lo que veremos en la siguiente sección , y que es que el cardenal Omella, contra toda regla básica del derecho insistía en que la acusación que llevó a Barco a la secularización [haber tenido una hija, y recordamos que quedó demostrado que no la tuvo con el Recibí de Roma de los papeles que el mismo Omella llevó, de las pruebas periciales aportadas por el rvdo. Barco de paternidad con resultado que niega que Barco fuera el padre de esa criatura] era "una tapadera por respeto a las personas" puesto que "otras cosas habrán" que "no se dicen".

AUDIO DE ENTREVISTA AL ARZOBISPO DE ZARAGOZA VICENTE JIMÉNEZ, 27 DE FEBRERO DE 2015 (de 2' 28'' a 5' 40'')


El arzobispo Jiménez había ya tumbado la teoría del cardenal Omella sobre supuesta rebelión de Rvdo. M A Barco en Zaragoza


Con la fragilidad de sus propios argumentos y el tartamudeo y duda con que expone el cardenal Omella sus razonamientos en la conversación con el abogado Lamsdorff-Galagane el 17 de noviembre de 2017, Omella mencionó una supuesta rebelión de Barco contra el arzobispo de Zaragoza, y que según este cardenal, artífice principal de la Trama Maña contra D. Manuel Ureña, eso hubiera motivado la "expulsión" de Barco y su "devolución" a la Diócesis de Alcalá. Pues más bien parece que esta explicación no tiene nada que ver con la realidad: ya en 2015 había quedado desmentida esta teoría por el mismo arzobispo de Zaragoza en esta entrevista de 27 de febrero en la Cadena Ser Radio.

Esto es lo que Omella señaló en esa conversación con el abogado de Miguel Ángel Barco, mostrando una percepción errónea de los acontecimientos a la luz de la explicación que el Arzobispo Jiménez había dado casi tres años antes:

«Y luego en aquel momento, toda la pelea que tiene con el arzobispo de Zaragoza, el actual, que le quiere quitar del pueblo [Épila] y él [Miguel Ángel Barco, supuestamente] se revela. Y ante esa rebeldía y esta salida en los periódicos, el obispo dice: “hasta aquí hemos llegado. Tú no eres de esta diócesis. Tú te vas, y te quito las licencias. Aquí no vas a seguir trabajando”. Estas actitudes van sumando. Yo solo conozco estas tres. Que además son públicas, y el obispo de Zaragoza me lo dijo. Todo esto llega a Roma… y lo que conozco yo de Alcalá… y hacen un sumario y dicen: con este tío no podemos contar, perdón, con este sacerdote, con esta persona no podemos continuar».

Así, contrariamente a lo que manifiesta Omella, el Arzobispo de Zaragoza cerró el caso al llegar a Zaragoza a finales de 2014 y reconoció en esta entrevista de febrero de 2015 la buena labor de Miguel Ángel Barco cuando este llegó al término de su la tarea desarrollada en Comisión de Servicio en Zaragoza, y volvió por ello a su diócesis de origen, Alcalá de Henares.

Por lo tanto, y como quedaba también más claro en esta línea con las aclaraciones del diácono Peruga presentadas en la última Entrada, ninguna acusación hubo tampoco en Zaragoza, como no la hubo nunca en Alcalá, contra el Rvdo. MiguelÁngel Barco.

Sin embargo, más tarde en 2018 el arzobispo Jiménez se contradice a sí mismo sobre el caso Barco en una entrevista en el rotativo Heraldo de Aragón. Nadie puede dudar que tiene más peso periodísticamente un audio con la voz del Arzobispo Jiménez que una entrevista transcrita, y más si el implicado, Miguel Ángel Barco escribe al Arzobispo pidiendo una rectificación en defensa de su honor, y el Arzobispo responde con un mutis.

La única explicación plausible para explicar esta autocontradicción pueden ser las presiones externas del equipo que urdió la Trama Maña, especialmente del ya cardenal Omella [fue creado cardenal después] y en preparación para el acoso y derribo del Rvdo. Miguel Ángel Barco. De estos dos documentos, artículo en el Heraldo de Aragón por un lado y la carta de Barco al Arzobispo Jiménez por otro nos ocuparemos en una siguiente Entrada.