EL RVDO. MIGUEL ÁNGEL BARCO, OBJETO DE LAS CALUMNIAS DEL PADRE ARANA. PERFIL DE ARANA (I)

El reverendo Miguel Ángel Barco, falsamente acusado y castigado sin falta por el Cardenal Omella

UNA VISITA A PASADAS, PERO ACTUALES, ENTRADAS, y puestas a día ...

Germán Arana podría haberse convertido en el nuevo Nuncio del Papa en España. Si no fuera que el nuncio/Embajador ya fue nombrado a mediados de setiembre de 2019 en la persona del arzobispo Bernardito Auza. Habiéndose contemplado anteriormente por parte de la prensa sensacionalista en España la posibilidad de un laico o laica como embajador (Nuncio) del Papa Francisco, la sorpresa que causa la mera posibilidad de esta -ciertamente novedosa- medida haría que el nombramiento de Germán Arana callera, dentro de la lógica de lo razonable, como una buena solución para algunos. Arana de Nuncio Apostólico de Su Santidad en España sería consultado para todas las decisiones. Pasaríamos a hablar en lugar de “los hombres del Papa en España” a hablar del “hombre del Papa en España".

Buena lectura. Vale.

Jacques Pintor

Copyright @2020 JACQUES PINTOR Cualquier cita de este artículo debe hacer referencia directa a esta entrada, a este Blog y al autor Jacques Pintor. Para aportar información escribir a jacquespintor@gmail.com, Twitter @jacquesplease

Una fuente confidencial en Roma que debe permanecer en el anonimato me relataba a mediados de 2019:

«Arana no va a ser Nuncio en España, le hace más servicio al Papa desde fuera, organizando entre bambalinas (…). En el momento que le haces Nuncio le atas las manos. Arana no guarda el sigilo, coge el informe confidencial sobre las personas, y se lo da a sus superiores».

Escribí en Periodista Digital que me había puesto en contacto telefónico con el Padre Arana en julio de 2019 y le había hecho la pregunta de si iba a ser nombrado Nuncio en España, a lo que respondió desde el aeropuerto de Ciudad de México cuando se disponía a tomar el avión para regresar a España de un viaje académico, que

«no estoy para entrevistas en este momento, y que menos sobre ese asunto».

El Nuncio papal saliente Monseñor Renzo Fratini nunca supo nada (supuestamente) de la “trama maña” para defenestrar a Monseñor Ureña, cosa que finalmente ocurrió en noviembre de 2014. Se llevó extraoficialmente y eso sí, involucrando al Papa Francisco que (supuestamente, o eso nos hicieron creer) dio luz verde a todos los niveles verticalmente, sin contar con nadie: contaron con él y solamente le ponían al día. Ahora dos de los agentes de la “Trama Maña” habían estado en las “quinielas” para ser Nuncio, Germán Arana y Monseñor Fernando Chica, colaborador indispensabledesde Roma de Arana y del cardenal Stella.

Y proseguía en conversación conmigo mi fuente romana sobre lo que ya en su día publiqué en el portal Periodista Digital:

«Arana es duro en sus entrevistas con los futuros sacerdotes, y puede utilizar palabras groseras dirigidas a un interesado en formarse para el sacerdocio y descartarle»,

En Zaragoza el Padre Arana utilizó a un joven resentido por no ser admitido en el sacerdocio, y a hasta 20 personas que fabricarían informaciones falsas a base de anónimos, wasaps, grabaciones etc. mandados a los periódicos y presuntamente recompensadas por Arana con pagos para cursos y viajes, o recolocaciones, según testigos directos.

Cuando informaron al nuevo arzobispo D. Vicente Jiménez de todas estas idas y venida, se sabe que comentó D. Vicente,

“en Zaragoza he perdido la virginidad”.

Uno de los aspectos más chocantes de esta trama salvaje es que si se quería acusar a alguien, se decía de él que era homosexual. Mientras que los 20 supuestos informantes de Arana estaban integrados en su mayoría por homosexuales que no habían llegado al sacerdocio y alguno que sí y que lo ejerce actualmente, incluso que ha sido ordenado recientemente a finales de 2020 en otra diócesis aragonesa. Algunos de ellos hijos espirituales del sacerdote secularizado y ahora en cohabitación con su novio, Amadeo Elcoso. Amadeo Elcoso fue el sacerdote abusador de Monzón, cuando el mismo Juan José Omella era el obispo de esa diócesis de Barbastro-Monzón. El mismo Daniel Peruga, autor de las acusaciones contra el “cura de Épila” Miguel Ángel Barco, fue un hijo espiritual del párroco de Monzón Amadeo Elcoso, párroco que a su vez estaba enamorado y perseguía sexualmente al hermano de Peruga.

Me continuaba explicando mi fuente romana:

«Arana monta cursos de estudios en Salamanca sobre psiquiatría pastoral. Es jesuita, básicamente. De cara afuera, ok. [Sin embargo] erra gravemente, lo que ha hecho con Francisco en Chile, él solo, un soberbio, ecco. Cualquier caso de un sacerdote que crea problemas a un obispo acaba en Arana. Da ejercicios espirituales a los obispos allá en España. Arana es un hombre que conoce al cardenal Omella por Stella. Arana es traído a la Academia Eclesiástica invitado por el cardenal Stella, es un hábil manipulador. En la Academia Eclesiástica ciertamente tienes que hablar con Arana, ecco. Se salta y viola el fuero interno de las personas. El fuero sacramental es el de la confesión, sin embargo, violar el fuero interno de conciencia no se hace nunca tampoco. Arana es un sinvergüenza de mucha categoría. Un cura de España tiene un problema, va a la nunciatura de España y el nuncio dice: “¡al padre Arana!”».

Así, España ha sido testigo de cómo el ahora cardenal Juan José Omella recababa información de sus colaboradores en el interior de la Diócesis de Zaragoza por encargo del ahora cardenal Stella y Germán Arana, a golpe de wasap mientras recorría las carreteras y vías férreas de la península. Germán Arana recomponía esta información con la colaboración de Mari Carmen Amador y Roberto ferrer Sarroca como hemos demostrado, para forjar "la causa" contra el arzobispo Manuel Ureña, acusándole incluso de pagar al entonces diácono Peruga para que no se ordenara sacerdote por ser homosexual activo.

Para dar más cuerpo a esta acusación falsa y contradictoria involucró calumniosamente y también con falsedad como se ha probado a Miguel Ángel Barco simplemente por ser secretario en quel entonces de Don Manuel Ureña y amante de la misa tradicional y partidario de que se celebrase libremente -como de hecho permite la Iglesia Católica- alternándola con la Nueva Misa de Pablo VI. En la Diócesis de Zaragoza tienen pavor a la liturgia tradicional.

Y digo "como se ha probado falsa", "calumniosamente", y "con falsedad" puesto que sabido es que el cardenal Stella instruyó a Monseñor Ureña a finales de 2014 para que en pocos días le informara de que había cortado el camino a Peruga al sacerdocio por ser homosexual. Y le indicó Stella a Ureña que le ofreciera una buena cantidad de dinero para que tuviera un tiempo holgado para estudiar o situarse, no fuera que un hombre de sus tendencias acabara incluso prostituyéndose. Así hizo Ureña, pero al Papa Francisco le hicieron llegar otra historia, y el pontífice argentino mismo acusó a Ureña de sobornar a Peruga.

También es sabido que las informaciones transmitidas a Francisco eran intencionalmente falsas puesto que el mismo Papa redactó o hizo redactar un documento de diez páginas en esa época instruyendo en la instrucción que un hombre de tendencia homosexual no debía de ninguna manera acceder al sacerdocio.


El poderoso cardenal Beniamino Stella

Nunca se ha formulado ninguna acusación contra Miguel Ángel Barco en las diócesis de Zaragoza o de Alcalá, y menos todavía, si cabe menos que nada, en cualquier otra diócesis. La única acusación contra él fue la falsa de haber engendrado una hija, que se demostró falsa con las pruebas periciales de ADN, pruebas incuestionables que Monseñor Omella, defendiéndose a sí mismo tuvo que admitir indirectamente que existían. Tuvo que aportar Omella a petición de la Juez de Barcelona un Recibí de Roma, ante la acusación en la querella contra él de no haberlo aportado, implicando con ello haberlas presentado a Roma, y demonstrando como consecuencia de ello que aún con ellas en la mesa del cardenal Stella -el mismo Stella que firma el Recibí para exonerar a Omella de la acusación de ocultación- las ignoró.

Esta actuación del cardenal Stella constituye si se prueba el mayor delito que un juez pueda cometer: la prevaricación con "intentio damnanti", intención de dañar. Así, secularizaron a Miguel Ángel Barco como pena por una única acusación y que esas pruebas presentadas en Roma desmentían.

El resultado de todo lo aquí relatado fue que unos sí y otros no, admiten creer que Monseñor Vicente Jiménez Zamora, Monseñor Manuel Ureña y el actual vicerrector del seminario José Antonio Calvo serían homosexuales, siempre según Germán Arana como se desprende de su carta a Don Vicente y al Papa Francisco. En definitiva, todos menos Omella, Arana y Yanes, además del actual rector del seminario, con el que se aloja Omella en sus incansables visitas a Zaragoza para predicar o inaugurar lo que sea que le propongan, serían homosexuales. O lo que es lo mismo, tal vez lo sean estos últimos y nadie de entre los demás. El reverendo Fernando Arregui, actual rector del seminario y parte del lobby de poder en Zaragoza, es a su vez un candidato claro a obispo auxiliar de Zaragoza ahora que el Papa ya ha admitido la renuncia por edad de Don Vicente [Don Carlos Escribano Subías tomó posesión como nuevo Arzobispo de Zaragoza el 21 de noviembre de 2020, el día en que se publicó el Informe Zaragoza de Jacques Pintor - entregado al Nuncio, referenciado y enlazado más abajo].


Puedes pedir el TERCER volumen de la obra en este enlace. Será muy bueno y de agradecer si cuando adquieras el libro y le hayas dado un vistazo, o tras leer unos capítulos o incluso después de leerlo entero, dejes un comentario de valoración. A los potenciales lectores que todavía no lo han adquirido les es muy útil este particular.