PRÓLOGO AL VOLUMEN II DE “COMPLOT DE PODER EN LA IGLESIA ESPAÑOLA”. PUBLICACIÓN INMINENTE

Updated: Aug 6, 2020




Ante la inminente publicación este mes de agosto de 2020 del Volumen II de la obra "Complot de poder en la Iglesia Española", adelanto el Prólogo que aparece en las primeras páginas del Libro.

Jacques Pintor

Copyright @2020 JACQUES PINTOR Cualquier cita de este artículo debe hacer referencia directa a esta entrada, a este Blog y al autor Jacques Pintor. Para aportar información escribir a jacquespintor@gmail.com, Twitter @jacquesplease

Prólogo al Segundo volumen de la Obra

Al leer este libro, lo primero que se me viene a la mente, es la famosa frase del Quijote «Con la iglesia hemos dado, Sancho».

Un libro de información periodística, basado en el profundo conocimiento del escritor “Jacques Pintor” (seudónimo) de la Iglesia, sus entresijos y estamentos. Así como una profunda investigación acompañada por documentos, audios y videos que nos muestran la mentalidad de profundo poder perseguido por algunos de sus miembros, basándose en la intriga, la mentira, las falsedades de testimonios y documentos, y una trama que yo pensaría que solo podía existir con la Santa Inquisición, o en la Mafia italiana, con su juramento de la Ley Omertá (código del silencio). Y recordando “La Dragontea” de Lope de Vega «Quiso la inglesa nación dejar a España ultrajada, y a tan altiva intención, vuestra pluma y una espada le dan la satisfacción» esperemos que algo de ello consiga Jacques con sus publicaciones.

Debo resaltar que me une una gran amistad con el periodista. Y aunque en nuestras largas conversaciones ha quedado claro que disentimos en nuestras creencias y filosofía, ambos nos respetamos profundamente y le admiro por su fe (que yo calificaría de ciega) en la Iglesia Católica, sus estructuras y fundamentalmente en el Papa. Y que a través de la lectura de sus libros, he podido apreciar que persigue la justicia y la limpieza de algunos individuos que él considera que no merecen pertenecer a la Iglesia.

Así, Jacques nos proporciona documentos que refuerzan un relato de las increíbles luchas intestinas de algunos componentes de la iglesia por alcanzar altos cargos, cuotas de poder, y las repercusiones sociales y económicas. Y llegamos a comprender con profunda tristeza y estupor que aquellos que pretenden ser adalides de la verdad, la honestidad, y todas las pretendidas virtudes que defiende el catolicismo son en realidad los primeros en saltárselas y abrazar la corrupción, la mentira, la farsa, la ocultación o la fabricación de falsos documentos, que sin ningún recato hacen llegar al Papa, (esa figura que ellos nos dicen que representa a Dios en la tierra), para obtener veredictos injustos a su favor, sin importarles la difamación, la calumnia, y saltarse los Mandamientos que son el fundamento de la Iglesia, mejor dicho, de la religión católica, ya que por lo que podemos ver, la religión va por un camino y la iglesia por otro. Cosa que en otro sentido me recuerda una estrofa de Atahualpa Yupanqui “La penas y las vaquitas se van por la misma senda. Las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas”. Siendo su interpretación en este caso, que las penitencias, los castigos y la fe son nuestros, mientras las riquezas, los disfrutes, el poder, etc. son de los componentes de la iglesia.

En definitiva, el libro descubre al lector la podredumbre de algunos altos miembros de la iglesia en Barcelona, Zaragoza y Madrid consiguiendo informar profusamente al lector a la vez, que como a mí, le llevará a sentir repulsión por el comportamiento de algunas de las dignidades eclesiásticas, junto al profundo conocimiento de que el Papa es falible en las cosas mundanas. Y me pregunto, ¿Estas luchas palaciegas son iguales en la iglesia en todo el mundo?

Aconsejo su lectura, ya que ella nos hará comprender y estar prevenidos ante muchas situaciones que ocurren a nuestro alrededor; y si bien en el momento que son noticia nos enervan como la profusión de casos de pederastia, desafortunadamente la memoria es flaca y pronto las olvidamos. ¿Tenemos que replantearnos nuestra confianza en la Iglesia, que no nuestra fe en Dios? Entiendo que la fe es necesaria, pero que debemos disociarla de la iglesia, ya que aunque existen numerosos miembros que cumplen con sus preceptos, parece que estos se diluyen cuando se van escalando cargos.

Vicente J. Gil

Ingeniero. Escritor. Viajero impenitente a más de 70 países. Entusiasta del análisis de diferentes religiones, cultos y tradiciones

PUEDE TAMBIÉN INTERESARTE:
- VOLUMEN II DE “COMPLOT DE PODER ...”. NOTA PREVIA A LA PUBLICACIÓN INMINENTE

____________________________


Puedes pedir el libro en este enlace. Será muy bueno y de agradecer si cuando adquieras el libro y le hayas dado un vistazo, o tras leer unos capítulos o incluso después de leerlo entero, dejes un comentario de valoración. A los potenciales lectores que todavía no lo han adquirido les es muy útil este particular.